ir arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
cursos a distancia de psicología canina y más

OrlandoEijo Int

capacitaciones en psicología canina

¿Es peligroso premiar o castigar a tu perro?

 

Esta es una pregunta que hoy en día genera mucho debate, muchos propietarios lo hacen lógicamente sin darse cuenta del daño psicológico que esto puede acarrear en los cerebros de sus perros.

 

 

 

Estos métodos propician la doble intención, es decir, que el perro tenga cierto comportamiento con tal de evadir ese castigo u obtener un premio y además si no consiguen dicho objetivo, luego no se comportan de la misma manera, podríamos decir que es una especie de compra-venta de buena conducta,  tenemos que buscar otras alternativas, una educación basada en guías y no en temores.

 

 

El problema es que este tipo de educación no presenta síntomas evidentes hasta que están bastante avanzados. Lo que aparentemente da a entender es que el perro hace lo que quiere según el educador o propietario, después nos encontramos con muchos casos en los que el perro hace cosas inesperadas y se oyen frases como “ no puede ser” o “no me lo puedo creer”, por ejemplo, cuando empiezan a tener una educación correcta o queda al cuidado de otra persona y causa algún alboroto inesperado o muerden, etc.

 

 

 

Los premios y los castigos condicionan la conducta. Podríamos decir, que son métodos que funcionan, pero no para educar, sino para intentar controlar la conducta de los perros.

 

Por ejemplo, el perro esta hurgando en la basura, y para que deje de hacerlo, le sacas de ahí con un premio, lo volverá a hacer delante tuyo para conseguir ese premio, pero no dejara de hacerlo o imaginemos que el perro adopta la costumbre de abrir un bote para hacerse de las galletas. Si no lo hace le das un premio, eso motivaría al perro a alejarse del bote buscando el premio, pero sucede que cuando no está tu premio hay otro premio que motiva la conducta, que son las galletas que están dentro del bote ¿Si una galleta en tu mano motivo una conducta, cuanto más motivara la caja de galletas? Esto lo han solucionado muchas personas que se dedican únicamente a tratar la conducta del perro empleando un premio que sea más apetitoso que las galletas del bote, “dale algo que le interese más que las galletas”, esto podría funcionar, siempre y cuando se den 2 condiciones:

 

  1. Que siempre estés presente delante del premio
  2. Que siempre el premio que este dentro de la alacena no sea lo suficientemente apetitoso como para ganarle a tu premio.

 

 

La solución a esto ha sido cuando no estés cierras la puerta de la cocina y listo.

 

Si se empieza a premiar al perro por buenas conductas, lo único que vamos a conseguir es que cada vez que hace algo bien este esperando ese premio, el perro está pensando ¿cuándo me lo vas a dar?, el perro ya no aceptará otra respuesta, porque tu mismo o el educador le enseñó  de esa manera, se le enseñaron que las reglas del juego era pagarle con premios por buena conducta, se le condiciono a eso, y el perro espera eso.

 

 

 

Copyright © 2018 OrlandoEijo International Limited Liability Company Rights Reserved.

e-commerce currency conversion