ir arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
cursos a distancia de psicología canina y más

OrlandoEijo Int

capacitaciones en psicología canina

 

 

La percepción obedece a los estímulos cerebrales logrados a través de los 5 sentidos, vista, olfato, tacto, auditivo, gusto, y cada especie tenemos una forma diferente de percibir el mundo según nuestros sentidos.

 

La percepción es un proceso a través del cual los sujetos captan información del entorno, la razón de ésta información es que usa la que está implícita en las energías que llegan a los sistemas sensoriales y que permiten al individuo animal (incluyendo al hombre) formar una representación de la realidad de su entorno.

Mediante la percepción, la información recopilada por todos los sentidos se procesa, y se forma la idea de un sólo objeto. Es posible sentir distintas cualidades de un mismo objeto, y mediante la percepción, unirlas, determinar de qué objeto provienen, y determinar a su vez que este es un único objeto.

 

 

Por ejemplo, el perro puede ver una cacerola en la estufa o en el fuego. Percibe el objeto, su ubicación y su relación con otros objetos. Lo reconoce como lo que es y evalúa su utilidad, su forma y contenido. Puede oír el tintineo de la tapa al ser levantada de forma rítmica por el vapor que se forma al entrar en ebullición el contenido. Puede oler el guiso que se está cocinando y no solamente lo reconoce sino que sabe perfectamente gracias a su olfato todos los alimentos y especias que hay dentro de ella. Si lo toca con su hocico percibirá el dolor de la quemadura (cosa que genera un reflejo que le hará retirar el hocico), pero también el calor y la dureza del mismo. Sabe dónde esta situado él respecto al objeto y la relación que guarda cada parte de él respecto a ella. En pocas palabras, es consciente de la situación.

 

Entonces, como se indicó antes, la percepción recupera los objetos, situaciones y procesos a partir de la información aportada por las energías (estímulos) que inciden sobre los sentidos.

 

La percepción está en la base de la adaptación animal, que elabora su propia sustancia orgánica alimentándose de materia elaborada por otros seres vivos. Para poder comer las plantas u otros animales de los que se nutren, los animales requieren de información del entorno que guíen las contracciones musculares que generen la conducta, que les permite acercarse y devorar a su presa (planta o animal).

 

De este modo, la simple respuesta a las sensaciones, es decir al efecto directo de los estímulos, no fue suficiente, la evolución desarrolló paulatinamente formas de recuperar la implicación que tenían los estímulos en relación a los objetos o procesos de los que provenían, formándose así los procesos perceptuales.

La percepción presenta una evidente flexibilidad, dado que puede ser modificada por nuestra experiencia.

 

 

En conclusión, se puede decir que tanto la herencia como el ambiente–aprendizaje, juegan papeles determinantes en la forma como percibimos el "todo" que nos rodea. Lo que sigue en adelante es considerar la medida en que dichas influencias operan para jugar con nuestra capacidad de juicio sobre los estímulos que procesamos.

Copyright © 2018 OrlandoEijo International Limited Liability Company Rights Reserved.

e-commerce currency conversion