ir arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
las emociones evolucionan jugando, nosotros investigamos los mejores caminos para ello

OrlandoEijo Int

investigando la mente para vivir mejor

Carrito de compras

 x 

Carro vacío

Buscar en la tienda

Nuestros Desarrollos

Seleccionar su moneda



 

Una sonrisa es la semilla que crece en el corazón y florece en los labios...

 

 

La alegria es una emoción fundamental, es un estado de regocijo interior que nos hace sentir vivos y equilibrados, es una excitación que produce placer y felicidad y es un sentimiento grato que nos obliga a ver el lado risueño y gracioso de las cosas.

 

Es una emoción expansiva que se necesita expresar y compartir con los demás porque al ser una emoción afectiva y de breve duración provoca una sensación muy agradable.

 

Es de fácil percepción, ya que cuando el perro, gato o niño está alegre es difícil no notarlo, se manifiesta a través del optimismo, y el aumento de la energía, cuando el perro o el ser esta alegre hace todo con mejor predisposición, resuelve mejor los problemas y ve mejor el entorno.

 

Cuanta más alegría se siente más rápidamente aumenta el caudal de buenas ondas que repercute en los demás, es por ello que tanto la alegría que siente él como la que sentimos nosotros la transmitimos, llenando el ambiente de buenas energías y esto es algo que ambos notamos.

 

 

 

 

La alegría es como un puente fácil de atravesar, porque hasta el que se encuentra más deprimido puede cruzarlo y contagiarse y decidir en un solo instante cambiar su estado de ánimo ya que libera para hacer cualquier cosa, permite volar con la imaginación e inventar cosas nuevas, atrae a la gente y a otros congéneres, disuelve rencores y resentimientos.

 

 

La alegría acelera los procesos de curación, cicatriza más rápido las heridas, mejora las relaciones, favorece los vínculos y esto es lo que les hace felices a ellos y a nosotros, es por ello que es tan importante establecer una unión especial con nuestros nuestros niños, jugar con ellos, acariciarlos, hablar con ellos, ya que estos pequeños detalles son los que nos hacen felices.

 

 

 

Cuando el individuo se siente feliz por algún motivo, por ejemplo, porque va a venir a pasear con nosotros, siempre hay que dejar que sienta esta alegría y que la exprese compartiéndola con él,  pero de una forma calmada y asertiva, ya que si se reprime este sentimiento puede sustituirse por algún sentimiento negativo como puede ser la ansiedad, aquí podemos ver la típica situación en la que al perro que no se le ha dejado expresar la alegría en muchas situaciones, después es un perro nervioso, ansioso o incluso deprimido y antisocial. Lo mismo ocurre con el niño, queremos que esté juicioso y callado cuando está alegre, y cambiará ese sentimiento sano por uno insano como la ansiedad o hiperactividad.

 

 

 

 

Copyright © 2017 OrlandoEijo International Limited Liability Company Rights Reserved.