ir arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
las emociones evolucionan jugando, nosotros investigamos los mejores caminos para ello

OrlandoEijo Int

investigando la mente para vivir mejor

Carrito de compras

 x 

Carro vacío

Buscar en la tienda

Nuestros Desarrollos

Seleccionar su moneda



 

La inseguridad emocional es una sensación de malestar, nerviosismo o temeridad asociado a multitud de contextos, que puede ser desencadenada por la percepción de que uno mismo es vulnerable, o una sensación de vulnerabilidad.

 

La inseguridad en nuestros perros suele venir derivada de la imagen que se le ha trasmitido frente a los hechos, de los miedos o lástima que se sienten en diversas situaciones o de falta de autoestima o indecisión.

 

Comúnmente la inseguridad tiene su origen en la infancia pudiéndose acrecentar sus efectos a través de los años: aislamiento, depresiones, angustia y dolor emocional.

 

Afecta en todas las áreas de la vida de nuestros perros: socialización con otros perros o personas, paseos, en casa, en la calle, etc... Y es precisamente la baja autoestima o la inseguridad en nosotros lo que va minando su vida, haciéndole más y más inseguro, aislándole progresivamente a medida que van pasando los años.

 

 

 

La inseguridad, la falta de confianza en sí mismos y la autoestima van de la mano.

 

Hay una serie de características que señalan que el perro no está desarrollando un adecuado sentido de seguridad y que pueden ponernos sobre aviso.

 

Éstas son algunas de ellas:

 

  1. Son tímidos y no les gusta encontrarse con otros perros, personas, o lugares nuevos.
  2. Son pasivos y muchas veces no se atreven a investigar cosas nuevas porque temen ser castigados.
  3. Siempre están nerviosos y lo muestran mordiéndose o lamiendose las patitas, llorando con frecuencia…
  4. Síntomas físicos Hacer pis en cualquier parte de la casa aún sabiendo que no debe,  irritación…
  5. No les gustan los cambios. Se sienten confundidos y asustados en situaciones nuevas.
  6. Evitan el contacto físico con los demás y las expresiones de afecto. Tampoco son capaces de mantener el contacto visual con los demás.
  7. No tienen confianza en poder conseguir cosas, cuando se les adjudica algún trabajo o se les propone algún juego de ingenio no luchan por lograr metas.

 

 

 

Para trabajar en la inseguridad de nuestros perros, también deberemos trabajar en nosotros mismos y  trabajar en trasmitir nuestra seguridad para aumentar su autoestima y confianza.

 

Un perro con seguridad en sí mismo,  no tiene miedo y tampoco tendrá miedo a la hora de investigar. Además, se muestra confiado con las personas de su hogar o personas que conoce y con los perros que sean de su confianza. Se sentirá cómodo con el contacto físico y las demostraciones de afecto y está abierto a relacionarse con perros y personas nuevas.

 

 

Un perro con seguridad en sí mismo sabe en todo momento lo que se espera de él y por ello se atreverá a probar nuevas soluciones, buscará nuevas maneras de mejorar y ser premiado o elogiado por ello. Todo esto hará que crezcan sus capacidades y su autoestima

 

 

 

Copyright © 2017 OrlandoEijo International Limited Liability Company Rights Reserved.