ir arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
las emociones evolucionan jugando, nosotros investigamos los mejores caminos para ello

OrlandoEijo Int

investigando la mente para vivir mejor

Carrito de compras

 x 

Carro vacío

Buscar en la tienda

Nuestros Desarrollos

Seleccionar su moneda



Ya está demostrado que todos los mamíferos superiores tienen emociones y tal y como sentimos nosotros ellos también sienten, y al igual que nosotros también podemos realizar una clasificación de sus emociones.

 

Pueden clasificarse en dos grandes categorías:

 

  • Emociones auténticas: amor, ira, tristeza, alegría y miedo
  • Emociones sustitutivas: fobia, ansiedad, depresión, celos, agresividad, etc...

Las primeros emociones son innatas y las segundas son adquiridas. 

 

La diferenciación entre ambas categorías podemos verlas en duración e intensidad, ya que las autenticas son emociones naturales que sienten en el AQUI y AHORA y con intensidad normal al estímulo que lo desató, sin embargo cuando estas emociones se prolongan en el tiempo, volviéndose duraderas y con una intensidad que no es acorde con el estímulo que lo desato se convierte en una emoción sustituta, que es la que reemplaza la auténtica.

 

Por ejemplo: un petardo suena en la calle (estímulo) la reacción es de miedo por el ruido fuerte, algo natural, ya que es necesario para la supervivencia sentir miedo, si comprobamos que no sucede nada seguimos caminando y listo, esta emoción de miedo fue natural y se ha sentido en el aquí y ahora, por el contrarío si esta emoción de miedo se prolonga durante todo el paseo pensando que ese ruido tan fuerte puede hacerme daño, esta emoción de miedo se sustituye por otra ya que  la duración de la emoción se ha alargado en el tiempo y la percepción de la realidad no se ajusta con lo sucedido, entonces se sustituirá por una emoción dañina, como puede ser la fobia o angustia.

 

 

 

Pero además de variar en intensidad y duración, la educación modifica las emociones también cualitativamente: cuando una emoción es inaceptada, prohibida o ignorada por los dueños esta es sustituida por otra que si es aceptada o al menos reconocida. A esta nueva emoción surgida como consecuencia de la no aceptación de la auténtica o natural es a la que llamamos emoción sustitutiva.

 

 

 

Ejemplo en niños:

 

Juanito de 5 años está muy contento jugando y pasándolo muy bien, salta, ríe ... pero su mamá tiene generalmente un estado de ánimo deprimido que todo ruido le molesta. Regaña a Juanito diciendo que con tanto alboroto le produce dolor de cabeza. Juanito se calla y se retira con sentimientos de culpa.

 

Con unas cuantas veces que se repita este episodio Juanito aprenderá a renunciar a sus deseos, a reprimir su alegría y a reemplazarla por culpa. De mayor puede ocurrirle que cada vez que tiene motivos de alegría se sienta culpable.

 

 

Copyright © 2017 OrlandoEijo International Limited Liability Company Rights Reserved.