ir arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
las emociones evolucionan jugando, nosotros investigamos los mejores caminos para ello

OrlandoEijo Int

investigando la mente para vivir mejor

Carrito de compras

 x 

Carro vacío

Buscar en la tienda

Nuestros Desarrollos

Seleccionar su moneda



El juego en nuestros perros y nuestros gatos es necesario para un buen desarrollo mental, para aprender a cazar, aprender a controlar sus impulsos, establecer jerarquías, es un gran reforzador de lazos, estimula la inteligencia, etc... Mecanismos similares operan en nustros bebés humanos, para quienes la naturaleza también emplea el juego como taller de aprendizaje

 

Todos los juegos implican cierto grado de agresividad, y esto nos ayuda a canalizar esta agresividad de una manera divertida.

 

Los gatos centran más sus juegos en la caza que en la socialización, es decir, juegan principalmente a cazar y un poco a socializar, mientras que en los perros la proporción es inversa al igual que en el caso de los niños.

 

Hay varios tipos de juego con nuestros perros o niños:

 

Juego de caza y el juego de lucha

 

JUEGO DE CAZA: Los humanos diferimos en este aspecto con los primates, si arrojamos una pelota a un chimpancé no tendrá la tendencia natural a atraparlo, mientras que tanto los perros como los humanos sí actuaremos en situación de caza con estos objetos. Cuando un perro o niño juega con la pelota o con el frisbie, está cazando, para él esos juguetes son sus presas, el perro necesita morder y l niño quiere atrapar, son situaciones homólogas. Por otra parte, analicemos los casos por separado

 

Perros: todos los juguetes que tiene nuestros perros son sus presas para él, habrá presas que le gusten más o que le huelan mejor, de ahí viene a que muchas veces elijan unos zapatos nuevos en vez de una pelota, pero lo importante aquí, es enseñarle desde cachorro que él tiene que jugar con sus juguetes, y no dejarle unos zapatos viejos por ejemplo, porque no va a diferenciar unos viejos de unos nuevos, para esto es muy importante tener variedad, tener varias pelotas o algún peluche, al que ellos seguramente sacaran las tripas, incluso una botella de plástico les va a encantar, porque ese ruido al morderla les recuerda como si estuvieran rompiendo los huesos de sus presas, esto ya es a gusto de cada uno.

Gatos:  en este caso son también presas, aunque se emplean más los juguetes donde las presas se encuentran ocultas, ya que los gatos centran su actividad predatoria en el acecho, es decir esperando las presas escondidas, como ratones en sus cuevas, mientras que los perros (lobos) lo hace por acoso, es ecir persiguiendo y acosando presas en movimiento, muy visibles y grandes.

Niños: Hay acá una mayor variedad en juguetes, entre los que se incluyen los mismos símbolos de caza que para los perros (pelotas, etc) pero también entran los sociales, como teléfonos de juguete etc. Sin embargo, cuando nos centramos en las primeras etapas del desarrollo, los juegos son bastante parecidos a las primeras etapas del desarrollo de los cachorros, es decir, juegos cognitivos, de estimulación, de memoria, de control emocional, etc. Lo que en la naturaleza sería una mariposa que llama la atención de un cachorro y le enseña a no avalanzarse sino a esperar, explorar, analizar, es lo que en el cuarto de nuestros bebés lo reemplaza un juego especial para este tipo de aprendizajes.

 

 

JUEGO DE LUCHA: al igual que hacemos cuando jugamos con niños luchando, nos tiramos al suelo con ellos, los levantamos, nos revolvemos, y aunque ellos saben que nosotros tenemos más fuerza , a veces les dejamos ganar para que el juego no se vuelva aburrido, con los perros es lo mismo, jugar con ellos en el suelo, relajados, tirándonos encima, otras veces ellos, incluso jugar con ellos a perseguirnos, a veces él, y a veces yo, son juegos que refuerzan mucho el lazo con nuestro perro, le demuestran quien es el que tiene más fuerza, saben que yo soy el que domino la situación, si nos fijamos en algún video de lobos jugando en su naturaleza, veremos que esta es su manera de jugar, y es una de las maneras de marcar jerarquías. Con los gatitos este tipo de juego de contacto requiere otro tipo de mecánica más cuidadosa, ya que ellos, al ser animales menos sociales que perros y humanos, al cazar solitariamente y no en equipo, no desarrollan los mismos mecanismos para la lucha con congéneres y tienen mayores dificultades para controlar la agresividad, es mucho más fácil salir lastimados al jugar a la lucha con un gato que si se hace lo mismo con un perro o un niño, ya que estos dos últimos tienen mejores mecanismos de control de la agresiidad durante el juego, estos mecanismos son necesarios ya que su vida futura en la naturaleza sería en grupos con contacto físico permanente y cooperación en la caza.

 

 

Tenemos que dejar que el perro muerda pero muy suavemente, indicándole correctamente cuando se sobrepasa, si es necesario en este caso terminaremos el juego si esta sobre excitándose, es muy importante que sean juegos relajados, dejándoles morder e indicándoles el límite para que aprendan a auto controlarse, esto es muy importante, porque si se lo enseñamos desde cachorro conseguiremos que en futuro, tenga un mayor control en sus impulsos, los perros que tienen un mayor autocontrol ,al igual que los niños, de mayores demuestran mayor sociabilidad ,son más seguros y tienen una comunicación más asertiva, por eso es un punto muy importante, esto está demostrado con estudios, por ejemplo, la prueba del bombón de Marhmallow que se hizo en niños.

 

Copyright © 2017 OrlandoEijo International Limited Liability Company Rights Reserved.